Cómo conseguir llamar la atención en tu negocio online a primera vista

Llama la atención con el naming de tu negocio online

Lo primero en toda relación empieza con las presentaciones. Eso puede hacer huella intensa en cada uno de nosotros y esa marca, no se olvida. Por eso, hace tiempo que vengo queriendo hacer un post que te pueda servir como guía a la hora de trabajar en un buen naming para tu negocio.

 

Resulta que hace unas semanas di con un libro: “Cuando éramos emprendedores”, de Manuel Pérez, que logró darme el empujoncito que me faltaba para hacerlo.

 

El libro en cuestión, el cual recomiendo, contiene 100 mini historias ambientadas en los comienzos de las grandes empresas de hoy en día.

 

Dicho de otra forma, su fin es que el lector conozca el “lado startup” que en su día tuvieron compañías como Google, IKEA o Nike.

 

Algunas de esas historias cuentan cómo las marcas más populares de la actualidad consiguieron los nombres que hoy utilizan, por lo que decidí tomarlas como base para este nuevo post que hoy te presento.

 

¿Aún no sabes cómo llamar a tu negocio o quieres mejorar el nombre que tiene actualmente?

 

Últimamente, generalizando, todos los negocios online se obsesionan con el SEO y ponen un nombre que le gusta a Google para su dominio. Lo que te arriesgas a que de repente este amante tan caprichoso, cambie de algoritmo y te hunda.

 

Por eso, no es a él a quien tienes que mirar con ojitos caramelosos, sino a tu cliente ideal y a la comunicación de los valores de tu negocio lo que debe representar ante él.

 

Teniendo en cuenta este punto inicial tan importante, continuo con 10 más. ¡Están hechos para tí!

 

 

¿Qué necesitamos para conseguir un buen naming?

1. Nombre sea exclusivo

El primer requisito que vamos a ver es que debes asegurarte de que el nombre de tu negocio sea único e inconfundible.

 

Una de las historias del libro “Cuando éramos emprendedores” habla de que Zara, la conocida cadena de moda española, iba a llamarse de una forma algo diferente.

 

El nombre escogido en un principio por Amancio Ortega para su primera tienda fue nada más y nada menos que… Zorba!, al parecer, inspirado por el nombre de la película “Zorba el Griego”, muy conocida en aquella época.

 

¿El problema? Ya había un bar en la misma localidad con ese nombre.

 

Por lo que Amancio, buscando esa exclusividad de la que hablamos en este primer punto, pensó que su cadena de moda no podía compartir nombre con el bar de la esquina, así que pensó en “Zara”. Tras comprobar en el registro que no había negocios que utilizaran ese nombre, decidió que se quedará así.

 

En conclusión, ten cuidado con que el nombre que tienes en mente para tu negocio esté ocupado, o incluso que haya un negocio de nombre muy parecido que pueda perjudicarte.

 

También te recomiendo mirar de paso la disponibilidad del dominio web que tienes pensado para tu producto o servicio. Hay una gran saturación en este sentido y como ya sabrás, es difícil encontrar espacio en Internet hoy en día.

 

2. Sonoridad y fácil pronunciación

Parece obvio, pero ha de recalcarse. El nombre de tu negocio debe sonar bien.

 

Uno de los temas que tocaba en el punto anterior era el hecho de la saturación de nombres en el registro de marcas. Esto puede suponer un problema, ya que casi no hay nombres/dominios disponibles, razón por la cual vemos a tanta startup de nombre casi impronunciable.

 

Mi consejo es:

  1. Coméntalo con amigos o personas cercanas
  2. Repítetelo a ti mismo en voz alta
  3. Escríbelo y lo utilízalo en situaciones ficticias.

 

Te ayudará.

 

En este caso, el libro describe cómo surge el nombre de Spotify, y te adelantaré… ¡que no es más que una confusión!

 

3. Real

Sé honestos con tu producto y sobre todo con el cliente. No generes expectativas que acaben desilusionando. Ni tampoco intentes rizar el rizo.

 

Sé honestos con tu producto y sobre todo con el cliente #diseño #naming #branding Clic para tuitear

 

El ejemplo más claro en este sentido es el de las clásicas webs de clasificados o comparativas que se hacen llamar a sí mismas algo parecido a: www.cochesbaratos.com  o www.elmejorseguro.com

 

No nos engañemos; el producto de uno mismo siempre será el mejor para él, pero puede que no lo sea para los demás. Por lo que si anuncias tu producto como el más barato o el mejor, lo único que conseguirás es desilusionar al cliente al probar el mismo. Y no quieres eso, ¿verdad?

 

4. Atractivo

Seamos realistas, seamos exclusivos pero por favor, no seamos sosos. No pongamos nombres que no dicen nada.

 

Llama la atención. A veces un nombre divertido puede darnos mucho.

 

El otro día comentaba con un amigo el poder que tiene el nombre de los smartphones asiáticos “Huawei”. La gente no sabe pronunciarlo, he escuchado ya mil formas de decirlo, pero bien es cierto que tiene algo. Ahora muchos de nosotros vemos un modelo de móvil que en principio no reconocemos y nos sorprendemos diciendo: ¿qué móvil es? ¿Un “juawei”?”

 

¡Y sin ir más lejos! Mimoilus tiene un significado interior que si quieres saberlo puedes descubrir en el vídeo presentación que acompaño. 😊👉🏼 

 

Si lo has escuchado, verás que tiene un trasfondo de energía emprendedora que quiero hacer saltar al otro lado de la pantalla. Desde el principio quería que fuera un nombre con espíritu, alma y pasión.

 

¡Pero sorpresa! :O

 

La gente no sabía escribirlo cuando me buscaban, liaban las palabras o les faltaba alguna, por tanto, solventé este “fallo” agregando en el lema las palabras que lo componen: mimo e ilusión.

 

Gracias a ello, la gente lo asocia mucho mejor y se acuerdan perfectamente, ¡hasta para ti quizás te haya surgido una iluminación al oírlo! 😉 Estoy encantada porque ahora me identifican mejor y además, sin perder la esencia del nombre, el cual, integra también el punto siguiente. 😉

 

¿Mi caso te ayuda a visualizar el tuyo?

 

5. Tenga fondo

Que digas el nombre de tu producto y el consumidor lo asocié a tu sector y a lo que ofreces.

 

Que los valores que quieres ofrecer resuenen en su cabeza. En este caso me gusta mucho poner como ejemplo a la industria automovilística.

 

¿Quieres un coche compacto? Tienes el Mini, el Nissan Micra, el serie 1 de los BMW, el Clase A de los Mercedes…

 

¿Quieres un todoterreno potente? Tienes el Freelander, el Terrano, el Rexton…

 

Haz que cuando el consumidor busque algo relacionado con tu sector y tus valores, sea tu producto lo primero que le venga a la mente.

 

6. Evita las asociaciones negativas

Hay que tener cuidado con los significados o asociaciones que el nombre de tu producto pueda tener tanto en tu idioma como en otros.

 

Una de las historias del libro me ayudará de nuevo a ilustrarte en este aspecto.

 

Resulta que el primer nombre que Jeff Bezos, fundador de de Amazon, pensó en darle a su obra el nombre de “Cadabra” por aquello del “abracadabra”.

 

Finalmente, Jeff cambio de opinión y se decantó por Amazon, después de que uno de los abogados que trabajaban para él confundiera el nombre con “Cadabra” con “Cadaver”, ¡cosa que Jeff no quería que ocurriese!

 

Mi recomendación es de nuevo que comentes el nombre que quieres poner a tu negocio con personas de tu entorno.

 

Esos puntos de vista diferentes te ayudarán a ver si tu producto tiene alguna connotación negativa.

 

Además de ello, siempre viene bien introducir el nombre en Google Imágenes, para saber si aparecen fotografías extrañas enlazadas a ese nombre en otro idioma.

 

7. Crea una buena historia detrás

¿A que tu negocio no lo sientes como solo un nombre? Una bonita historia detrás, sobre cómo se forjó éste, siempre suma.

 

Este punto ayudará al marketing de tu compañía y de paso, a que el cliente asocie tu negocio con unos valores determinados.

 

Una bonita historia bajo tu #naming de empresa ayuda a asociar tus valores #marca #branding Clic para tuitear

 

Volviendo a Amazon, la razón por la cual Jeff Bezos se decantó por este nombre fue, según el libro, porque quería representar la gran oferta de títulos (Amazon empezó vendiendo libros) que entraba como un torrente en el ordenador del cliente, como si del caudal del río Amazonas se tratase.

 

Piense en algo que ayude a explicar el porqué de ese nombre, que te ayude a crear una historia detrás que despierte algo dentro del cliente.

 

8. No parezca uno más

Este punto repite un poco lo dicho anteriormente en el número 4, pero merece la pena hacer hincapié en este asunto.

 

Esta vez cambiaré de libro, y me referiré al best seller del gurú del marketing digital Seth Godin, La vaca púrpura: Diferénciate para transformar tu negocio.

 

Esta obra comienza diciendo que si vas con tu coche por la carretera y ves una vaca, ésta logrará captar tu atención, pero si conforme pase el tiempo sigues viendo vacas, vacas y más vacas, ya no te fijaras en ellas, serán un elemento más del paisaje. Por muy bonitas que sean las vacas, ya te has cansado de verlas. Solo una vaca púrpura volvería a llamar tu atención de nuevo.

 

Esta misma historia es aplicable al mundo de la empresa. Los primeros negocios de una índole llaman la atención del cliente potencial, pero conforme se van uniendo más y más empresas que no hacen sino ofrecer lo mismo, el interés en ellas ira decreciendo. ¡Sé pues una vaca púrpura en medio de su camino!

 

9. No uses iniciales

-¡Pero si hay muchas empresas que usan iniciales!- te escucho decir. Lo sé, pero normalmente este tipo de nombres dan lugar al error y son difíciles de recordar. Por lo que mi recomendación es no hacerlo.

 

¿O acaso no te ha pasado algo parecido a esto?:

 

La empresa/marca se llamaba RDA, o era DRA? ADR? ARD? Bueno no sé, algo así.

 

Y no quieres ser ese “algo así” ¿verdad?

 

10. Te guste a ti

¡El último pero más importante!

 

Después de todos los consejos y recomendaciones que has ido leyendo en este post, ¡el nombre que elijas para tu negocio te guste a ti! 😊

 

No te dejes llevar solo por lo que diga el resto. Como decía , el hombre que revolucionó la industria del automóvil:

 

  • “Si les hubiese preguntado a mis clientes que querían, me hubiesen dicho que un caballo más rápido”

    — Henry Ford —

 

Hasta aquí este “decálogo” del naming, espero que te haya servido, y de ser así, ¡espero que me escribas en los comentarios!

 

Al final tienes el link del libro que me inspiró para crear este artículo y quien sabe, a lo mejor consiga hacerlo a ti también con la creación del naming para tu negocio actual o el proximo. 😉

 

Sus 100 anécdotas no tienen desperdicio para que ocupe un lugar en tu “biblioteca de inspiración” que todo diseñador gráfico creativo debería tener. 😉

 

¿Tú ya tienes tu biblioteca o empezarías con este? Te dejo el enlace a continuación, espero que te sea útil y entretenido como lo fue para mí. 🙂

 

“Cuando éramos emprendedores: 100 historias sobre los comienzos de las grandes empresas de hoy “

 

Posted on 12 julio, 2017 in Branding

Share the Story

About the Author

¡Hola! Me llamo Rosa León de Mimoilus; soy diseñadora gráfica-editorial, creativa y libre. Comparto información para ayudar a emprendedores digitales y bloggers puedan conectar con su público y hacer crecer sus negocios a través del diseño. Descarga mi ebook gratuito "Los 5 errores de diseño que puedes evitar antes de lanzar tu blog y crear marca desde ya e iremos conociéndonos para poderte ayudar más en creación de tu identidad y tus productos con bases sólidas e inolvidables. :)

Responses (6)

  1. Tania
    26 julio, 2017 at 8:34 am · Responder

    Buenos días Rosa!

    Me ha gustado mucho tu post por lo entretenido y práctico que es. Para mi siempre ha sido muy importante el nombre de mis negocios, me parece algo muy relevante y diferenciador y le he dedicado bastante tiempo al tema.

    Por supuesto que lo primero es que te guste a ti, que signifique algo bonito que puedas trasmitir a tus potenciales clientes y que además se pueda relacionar con cosas positivas.

    Mi primero negocio se llamó Círculo Mágico y era un Centro de Pilates, Yoga y Danza. Círculo mágico era como se nombraba al aro que se utiliza en Pilates y que era mi aparato favorito, pero además sugiere muchas más cosas, verdad?

    Ahora, con RevolucionaT, también me siento muy identificada, creo que es fácil de recordar, que llama la atención y que alguna idea te hace de lo que puedas encontrar en él: cambio, transformación, etc.

    Me parece un tema muy importante el que comentas y te agradezco el post.

    Un abrazo

    • Rosa León
      31 julio, 2017 at 11:56 am ·

      ¡Hola Tania!

      Gracias también a ti por estar aquí :).
      Está genial tu nombre, está claro que tenías muy bien definido lo que deseabas transmitir y eso ayuda muchísimo en la creación del nombre. Creo que has dado en el clavo y además con una grafía distintiva, ¡felicidades!
      Un abrazo,

      Rosa

  2. David Viajero
    30 julio, 2017 at 12:48 pm · Responder

    Hola Rosa.

    Una pena haber descubierto tu post ahora, me habría venido muy bien cuando estuve pensando el nombre de mi blog.

    Tarde casi tres meses en encontrar ese nombre que me identificara tanto como tú explicas en estos 10 consejos.

    Muchas gracias por el post, lo compartiré porque estoy seguro que le vendrá bien a más de uno.

    Un abrazo.

    • Rosa León
      31 julio, 2017 at 12:10 pm ·

      ¡Hola David!

      No me extraña que estuvieras dándole vueltas tanto tiempo, es algo delicado y tendrás que convivir con ello todo lo que dure tu negocio. Como no te sientas agusto… si te va bien el negocio mal sería cambiarlo 😉
      Desde mi punto de vista está muy acertado y te deseo muchos éxitos 🙂
      Espero que les llegue a tiempo con quienes les compartas.

      ¡Un abrazo!

      Rosa

  3. Beatriz Gm
    4 agosto, 2017 at 8:28 pm · Responder

    ¡Hola Rosa!

    Me ha parecido superentretenido el post. ¡Además de útil!

    Me han encantado los ejemplos que pones y que has extraído del libro sobre los comienzos de las grandes empresas. Como que lo he apuntado en mi lista de libros pendientes 🙂

    A mí me costó lo suyo también dar con el nombre de Artesanía por el Mundo, y mira que parece simple, jaja. En su momento hasta hice un estudio del significado de las palabras craft, artesanía y manualidad. Todo porque pensaba que si usaba la palabra craft me encontrarían mejor en Google, pero el nombre no me terminaba de convencer. No encajaba tanto con la idea que yo quería transmitir. Por eso creo que no has podido cerrar el post con mejor consejo, uno del que nunca nos deberíamos olvidar: ¡que te guste a ti! 🙂

    • Rosa León
      7 agosto, 2017 at 7:50 am ·

      ¡Hola Beatriz!
      Bienvenida y gracias por tu comentario. Muchas veces lo que parece obvio como un nombre es de lo más complicado, una vez que das con él dices… jolín… pero si era tan sencillo, pero la verdad es que no lo fue jeje Hay que meditar mucho y llegar al equilibrio entre que te guste a ti y el resto de pasos que hay que tener en cuenta, no lo es tanto. Aún más cuando ya hay tanto creado por ahí jeje

      Me alegra mucho que llegarás a tu nombre y además, orgullosa de él, tiene tu esencia y lo que haces, ¡felicidades! Disfruta mucho y muchos éxitos.

      Un abrazo,

      Rosa

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top